Blockchain y el sector inmobiliario

Blockchain y el sector inmobiliario

Blockchain es la palabra de moda en el mundo de los negocios gracias a su potencial aplicación a la hora de realizar transacciones digitales. Concebido en 2008, blockchain actúa como una base de datos que cronológicamente y de forma segura registra todas las transacciones a través de una red compartida entre pares. La cadena de transacciones se puede verificar públicamente, haciendo que sean claves la seguridad, la transparencia y la colaboración. Blockchain es, por ejemplo, la metodología sobre la que se basa Bitcoin.

Tres ventajas del blockchain en el sector inmobiliario

A pesar de ser necesario una regulación a nivel europeo o, incluso, mundial, este elemento puede transformar el mercado inmobiliario a todos los niveles.

Una empresa californiana, junto al gobierno ucraniano, se ha actualizado para permitir que otros inversores de fuera de estos países realicen compras inmobiliarias on-line.

La actualidad del sector y la necesidad de evolución continua hacen que este sector necesite una actualización. Una forma de aumentar su capacidad y abrirse paso al nuevo mercado de inmediatez y de menor coste.

Por ello, aquí te indicamos tres ventajas que esta tecnología puede ofrecer al sector inmobiliario:

  1. BBDD de las propiedades. Ya hay países como Suecia o Emiratos Árabes que están dando los primeros pasos para poner en marcha un registro público de inmuebles basado en esta tecnología e impulsados por el objetivo de mejorar la eficiencia.
  2. Registro de la Propiedad. El blockchain puede construir un registro automatizado de títulos capaz de almacenar de forma 100 % segura toda la información existente sobre las propiedades, mientras que hasta ahora, esta información depende de muy pocas personas.
  3. Transacciones en tiempo real. Gracias a esta tecnología, la posibilidad de cometer un fraude o de que haya una pérdida de información se complica enormemente, lo que incrementa la velocidad a la hora de hacer las operaciones, reduce el coste y ofrece mayor seguridad en las operaciones.

 

Reducción del fraude, el abuso y la manipulación en las operaciones

Este modelo incentiva a las partes implicadas para que sigan validando los bloques u operaciones, y cada validación queda registrada en un historial verificable. Esto reduce el fraude y la posibilidad de que personas influyentes puedan modificar los registros en su propio beneficio.

También habría una reducción de intermediarios al tratarse de una red “peer to peer”, ya que esta tecnología registra un historial público de operaciones en el que se puede comprobar cualquier transacción que se ha realizado. Como la  tecnología blockchain se basa en pruebas criptográficas, permite a las dos partes realizar transacciones sin la necesidad de un tercero.

Con blockchain es posible desarrollar el modelo de “propiedad compartida” para todos los compradores. Se trata de un modelo que, actualmente, es solo accesible para compradores con unos criterios muy estrictos con las condiciones del contrato. Está vigente en Reino Unido y ayuda a los compradores a adquirir una parte de una propiedad, mientras pagan la renta sobre el valor restante. Estos inquilinos pueden comprar más parte de la propiedad en cuestión y pagar menor renta en un proceso “escalable”.

Actualmente, los propietarios no tienen la capacidad, legal y práctica, de vender o remunerar un 1% de su propiedad. Con blockchain será posible rastrear el tamaño y el valor de las participaciones individuales de manera fiable.

En definitiva, blockchain es una tecnología disruptiva que cambiará las bases sobre las que se ha asentado el sector inmobiliario hasta el momento.

Deja un comentario

cerrar