Mitos y realidades de las criptomonedas

Mitos y realidades de las criptomonedas

Las criptomonedas parece que han llegado para quedarse, pero todavía existe mucho desconocimiento a su alrededor. Son muchos los que no saben muy bien cómo funciona el universo de las monedas virtuales, desconfían y hay muchas ideas equivocadas al respecto. Por eso, hoy hablamos sobre los mitos y realidades de las criptomonedas más habituales.

Mitos de las criptomonedas

Solo pueden utilizarlas aquellas personas que tienen conocimientos tecnológicos

Se trata de una creencia muy popular, y es completamente falso. Cualquier persona puede operar con monedas virtuales o criptomonedas, ya que están diseñadas para que realizar transacciones entre usuarios sea una tarea práctica y sencilla. Por eso, comprendiendo algunos conocimientos básicos sobre su funcionamiento, cualquier usuario puede utilizar criptomonedas.

Las transacciones no pueden ser rastreadas

Aquellos que piensan que las transacciones realizadas con criptomonedas no pueden rastrearse están muy equivocados. Hay que tener en cuenta que la tecnología base de este tipo de monedas virtuales hace una validación de todas y cada una de las transacciones y guarda esta información. No puede cambiarse, sin que importe la hora o el lugar en las que se hayan realizado.

Esto significa que cualquier operación en la que esté involucrada una transferencia de monedas digitales puede ser consultada en Internet siempre que se conozca el código asociado a la misma o la dirección.

Blockchain y Bitcoin son lo mismo

No, no son lo mismo. Bitcoin es una criptomoneda, mientras que el blockchain o cadena de bloques es la tecnología que hay detrás de las mismas. El blockchain es un registro público de las transacciones con Bitcoin (también es la tecnología que utilizan la mayoría de las criptomonedas), en orden cronológico y que se comparte entre los usuarios de la moneda virtual. De este modo, la cadena de bloques se utiliza para poder verificar la estabilidad de las transacciones que se realizan con Bitcoin y prevenir así el doble gasto.

Realidades de las criptomonedas

realidades de las criptomonedas

No se pueden falsificar

Esto es cierto. Cada una de las monedas virtuales opera con códigos propios. Por eso, dada la naturaleza de la tecnología de la cadena de bloques en la que se registran todas las transacciones y el orden en el que se realizan, no es posible duplicar transacciones o crear criptomonedas de manera independiente. Tampoco es posible hacerlo sin que el sistema detecte estas acciones y las bloquee.

El suministro de Bitcoin es finito

Solamente puede haber 21 millones de Bitcoins y esta es la clave de que esta criptomoneda se revalorice, ya que no es posible bajar su precio y crear más cantidad. Hay que recordar que el Bitcoin llegó a cotizar casi 17.000 dólares cuando, menos de 12 meses antes, su valor estaba situado en los 900 dólares, por ejemplo.

Es posible convertir la moneda virtual en dinero real

Se puede, y hay diferentes sistemas para realizar este cambio. Es el caso de las plataformas ‘peer to peer’, sitios web locales de cambio que trabajan como intermediarios o en incluso en algunos cajeros automáticos de determinadas entidades bancarias que ya reconocen esta moneda. Otra opción es vender los bitcoins a un nuevo inversor de confianza.

Con todo esto, nos encontramos ante un mundo lleno de mitos y desconocimiento que continúa creciendo a pasos agigantados. Cada vez hay más criptomonedas y nuevas formas de realizar transacciones con ellas. Por eso, es importante comenzar a educarnos sobre este sector, las implicaciones que tiene y su funcionamiento, con el objetivo de dejar la desconfianza a un lado y evitar las estafas, muy habituales en este ámbito. ¿Conoces algún otro mito sobre las monedas virtuales?

Deja un comentario

cerrar